Los abuelos…

Bruna tiene la suerte de crecer cerca de sus cuatro abuelos, maternos como paternos, suerte que quizá otra persona no la tiene y le será de gran provecho en su crecimiento y formación.

En esta ocasión hablaré de su abuela paterna, mi madre, la que me formó, la que me castigaba y consentía, formando en mi este ser imperfecto amante de la milicia, de Dios y de mi hogar, ese pequeño hogar formado por el momento de dos mujeres y yo.

Los abuelos son personas con una experiencia infinita, sin temores en temas de crianza de acuerdo a lo vivido, con mil historias, que ya no están para criar, sino para consentir y dar amor.

En la foto está Bruna con su “abui”, como ella la llama, cuando tenía días de nacida y cuando tenía 14 meses, pero la imagen refleja el mismo sentimiento, de confort, de felicidad, de gozo.

Su abui es una persona despreocupada, que puede andar tirada en el piso para jugar con su nieta o puede andar doblada caminando de la mano por que así se lo exige su nieta, su primera nieta en este caso.

Bruna sabe también del amor que recibe y por tanto, sabe con quien engreírse para pedir lo que se le antoje, como un celular o alguna galleta, pues uno no sabe en qué momento cambiaron de sombrero formativo a un sombrero consentidor y amoroso, con disposición infinita he inagotable.

Ella es mi madre y no habrá mayor satisfacción que ver a mi hija desesperarse por abrazarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: